Un lugar tranquilo 2 (2020), John Krasinski

Un lugar tranquilo 2 (2020), John Krasinski

NO ES UN JUEGO DE NIÑOS

 

Los seres humanos intentan sobrevivir día a día acechados por unos seres de otro mundo, ante los cuales están completamente indefensos. Estos seres tienen el sentido del oído muy desarrollado, y la visión en cambio completamente inútil. Así, los humanos se ven en la necesidad de guardar el más absoluto silencio, como única forma de defensa y supervivencia. De todos modos, su deseo de sobrevivir es potente, buscan modos de combatir a estos depredadores. Así encuentran la manera de afectar a su desarrolladísimo sentido auditivo para contrarrestarlo.

 

Este sería el argumento de la película. Nada revolucionario, obviamente. Pero tremendamente bien desarrollado como historia de suspense y acción. Ahí radica todo mi interés por ella, todo lo bueno que tiene la película, que está muy bien.

 

Como película de género que es, no me importa si hay fallos en otro orden de cosas, que los hay. Las típicas decisiones estúpidas que algunos personajes toman, por ejemplo, los niños habitualmente, tanto en esta como en la anterior película. Todo lo malo que pasa, monstruos aparte, pasa por culpa de los niños.

 

Decía que algunos aspectos de la película que en otras circunstancias me parecerían importantes (si esto fuera un drama, por ejemplo), aquí no tendrían por qué molestarme, para valorarla globalmente. 

Esas decisiones infantiles, las de los niños, me molestan no porque no estén bien fundamentadas psicológicamente, que habría que verlo, sino porque son recursos muy fáciles para hacer avanzar la acción. Es falta de ingenio, de ese que se muestra más generosamente en el montaje, en las tomas y en la dirección de actores. ¿Es que no hay otra forma de conseguir que ocurran cosas, que no sea el hacer que lo niños actúen como niños? 

Sí, parece que es lógico que esto ocurra, y lo es, pero sólo desde un punto de vista psicológico. Me explico. Los niños son niños; que actúen como tales, entonces, ¿no? Vale, pero ¿qué pasa con los padres, entonces? Sabiendo que los niños son niños, ¿cómo pueden dejarles solos, (como siempre pasa en películas como ésta) cargándoles de responsabilidad en un escenario tan complicado? ¿No os parece? 

Desde dentro, como espectadores implicados en lo que vemos, es muy fácil interpretar que todo (lo malo, sobre todo) es culpa de los niños, y olvidar que no es así, que en realidad todo es culpa de los padres. Porque son estos quienes toman las grandes decisiones. Se ve mucho de esto en la película, en momentos que, como decía, hacen avanzar la acción. El problema, para mí, es que es un recurso fácil, que muestra falta de ideas. Y molesta mucho, porque al verlo me siento estafado, como si me vendieran gato por liebre. Quiero ingenio, no recursos fáciles. De ahí que no pueda decir que es una gran película.

 

También podríamos preguntarnos por qué la película se empeña en mostrar a niños actuando como niños, o sea, equivocándose. Si, quizá, hay un discurso ideológico detrás, contra los niños, quizá, o contra la paternidad. Pero es un tema que daría para escribir un artículo entero.

 

0
Feed
© 2024 Cine al Diván Todos los derechos reservados
Producido por BeeDIGITAL