El protector (2021), Robert Lorenz

El protector (2021), Robert Lorenz

EL HÉROE DERROTADO

 

 

Aunque la vida no es necesariamente injusta, puede parecerlo si uno no acepta sus reglas. Para el que no lo hace, ésta se puede hacer insoportable.

 

 

Un hombre anciano, luchador, antiguo militar condecorado y finalmente vaquero viudo, al que parece que el mundo ha olvidado debiéndole algo, se encuentra sin querer, o sea, aparentemente a su pesar, con un problema en forma de niño inmigrante ilegal completamente desamparado, y decide contra toda lógica hacerse cargo de él.

 

Claro, decía que todo parece ocurrirle a este hombre sin que él lo haya pedido, pero, ¿no es acaso este hombre un soldado?, ¿que ha destacado luchando por otros, se entiende? Desde este punto de vista no podemos más que interpretar que decide meterse justamente donde quiere, vamos.

 

Lo demás, sus quejas, su amargura de viejo derrotado por la vida, no es, en el fondo, más que una forma típica como se manifiesta el dolor de vivir. Porque aunque la vida no es necesariamente injusta, puede serlo si uno no acepta sus reglas (lo que en psicoanálisis se conoce como Ley del Padre, que muy simplificada y comúnmente conoceríamos como “todo no se puede”). Para el que no lo hace, ésta se puede hacer insoportable. Como quizá lo es para nuestro hombre.

 

Y de tan insoportable como se le hace su vida, nuestro héroe, quizá no tan heroico al fin y al cabo, se mete donde más o menos sabe que acabará perdiendo la vida. No creo estar revelando nada, diciendo esto, al que haya seguido la evolución de la historia con los sentidos puestos en su realismo. Porque él no quería vivir sin su fallecida mujer. La vida le había derrotado.

 

Es, como se ve, un argumento que perfectamente podría haber rodado Clint Eastwood, que también habría interpretado a las mil maravillas. Liam Neeson no desentona lo más mínimo, en todo caso. Tiene, es innegable, la presencia, incluso le aporta algo que en mi opinión no tiene Clint, esa expresividad que transmite mucho en pequeños gestos.

Dicho esto, no diría que esta película está al nivel de las grandes obras maestras de su referente, del tipo de Sin perdón o Un mundo perfecto, liga en la que pienso quiere jugar. No. Pero es muy digna, y sin duda muy entretenida. Neeson aparte, destaca el niño del que hablaba al principio, perfecto en su papel. Dejando una pequeña huella, quiero decir.

 

0
Feed
© 2024 Cine al Diván Todos los derechos reservados
Producido por BeeDIGITAL