El callejón de las almas perdidas (2022), Guillermo del Toro

El callejón de las almas perdidas (2022), Guillermo del Toro

El monstruo parricida

 

¿Qué es un monstruo? Una posible definición hablaría de un ser terrible, sin límites. Sin Ley, en pocas palabras. La Ley del Padre, en términos psicoanalíticos.

Las leyes fundamentales, que regulan toda sociedad humana, son las que prohíben el parricidio y el incesto. Sin estas leyes, el intercambio social es imposible. La Ley del Padre, símbolo del acto que separa al hijo de la madre, las incluye a ambas. Vivir ese corte pone a cada uno en su sitio, dentro del Complejo de Edipo. La madre es un “otro”, no una cosa de la que el hijo es un apéndice. El padre es la pareja deseada de la madre, o sea, el otro que el hijo no es. Sin estos límites, sólo vale la ley de un tirano, que no entiende otra cosa que su voluntad, al que nada importa, que no tiene en cuenta a nadie. Un hijo tirano.

Stan mató a su padre (porque no tenía límites).

Al matarle, Stan se convirtió en un monstruo, el mayor pecador, culpable del peor crimen imaginable. Interpretar a un monstruo en un espectáculo circense no es sino una vía lógica para empezar a expiar la culpa, reconociendo su crimen. Es para él, quizá, el único modo de seguir viviendo. El único destino posible, que, en cuanto ese lugar al que se debe llegar, es la representación del atravesamiento por la Ley.

El mejor papel de Bradley Cooper, en mi opinión.

 

0
Feed
© 2024 Cine al Diván Todos los derechos reservados
Producido por BeeDIGITAL