Al filo de los diecisiete (2016), Kelly Fremon Craig

Al filo de los diecisiete (2016), Kelly Fremon Craig

LA SEPARACIÓN MATERNO FILIAL

 

 

La separación materno filial sólo es posible por la intervención de la función paterna, esto es, de la interdicción que coloca a cada uno en su lugar, otorgándole su espacio y, en definitiva, su individualidad.

 

 

Nadine tiene diecisiete años, es huérfana de padre y vive con su madre y su hermano mayor, Darian. En el instituto sólo tiene una amiga, Krista. Allí no encaja, y no sabe qué hacer al respecto. Tiene la costumbre de hablar con su profesor, el Sr. Bruner, o más bien de molestarle, y éste se limita a aguantarla. Un compañero de clase, Erwin, se muestra interesado por ella, mientras que a ella le interesa otro.

Cuando Krista empieza una relación con Darian, Nadine se siente traicionada, sola, y más desconectada que nunca, especialmente porque toda su dificultad social se hace más patente y no sabe cómo reubicarse en el mundo.

Esta es una película que se centra, pues, en el proceso de búsqueda de una adolescente de su propia fortaleza, la que va a necesitar para relacionarse con los otros diferentes y enigmáticos de su entorno y formar parte de su mundo, con la expectativa implícita de que éste se convierta también en el suyo.

Se nos muestra en los primeros compases de la película que Nadine, siendo pequeña, se pelea con su madre, y sólo la intervención del padre consigue mitigar la tensión entre ambas. En lo sucesivo, en el desarrollo propuesto por la trama, veremos como en sustitución de la madre, Nadine contará con Krista para todo, también para calmar esa angustia. Krista se convertirá en la coartada que Nadine necesita para retrasar su ingreso en el mundo de fuera (el que hay más allá del mundo interno, infantil).

Los diferentes personajes que aparecen en torno a Nadine y la naturaleza de la relación que éstos tienen con ella son los siguientes:

El padre de la infancia, el que aparecía como observador de las peleas entre madre e hija, y como mediador, elemento que separa a la una de la otra, que las “despega” (“interdictor”, se le llama en psicoanálisis). Es un padre que interviene, como la película nos muestra claramente, para relajar a Nadine. Años después, en su adolescencia más cruda, observaremos a una Nadine aún enzarzada en una disputa continua con su madre. La intervención del padre, tal como la hemos descrito, no habría producido más que efectos pasajeros, entonces, y tendríamos el retrato de un padre que no ejerció de intermediario, de Ley, ayudando a mujer e hija a relacionarse. La tensión que hay entre éstas seguirá viva y en forma, ahogando la relación, a pesar de su presencia, y, por supuesto, en su ausencia.

Con su hermano Darian Nadine también se pelea.

El Sr. Bruner aparece como figura masculina de referencia, Nadine le ronda en busca de la función paterna, necesitando que alguien le ponga límites para que pueda finalmente relajarse. Él la aguanta, sin más. Cuando se hace necesaria su presencia, el Sr. Bruner se muestra disponible, pero en lugar de actuar como lo habría hecho el padre, dándole una palmadita en la espalda, o como su amiga, envuelta en los mismos problemas que ella, le ofrece una salida nueva, un modo nuevo de posicionarse como hija y como hermana. Le posibilita romper el círculo de pelea sin fin con su madre y su hermano. ¿Cómo? Invitando (empujando) a Nadine a resolver sus conflictos con quien debe hacerlo, con su madre y su hermano. Poniendo un límite, mediando y retirándose.

Krista, como hemos dicho, es una adolescente a imagen y semejanza de Nadine, a la que ella coloca en el lugar de su madre, que le sirve para esconder su angustia, no para superarla. Quiero decir que Nadine y Krista se refugian la una en la otra, ambas con dificultades para relacionarse con otros. Juntas miran a los demás, criticando su popularidad, envidiándoles por tener lo que ellas quieren, en el fondo. Tenerse la una a la otra se convierte al final en otra causa (como excusa) de su aislamiento. El aislamiento materno filial. 

En la trama de la película, la ausencia de Krista, por más traumática que pueda resultarle, obliga a Nadine a buscar otra vía de desahogo. Krista, además, se ofrece involuntariamente como referente. Le muestra el camino que la llevará hacia otro lugar.

Una noche, Nadine se emborracha, Krista la cuida maternalmente hasta que se duerme. Cuando aparece Darian, surge algo entre ellos dos. Una alegría y un alivio para ellos, una tragedia para Nadine.

Darian ha separado a las dos amigas, unidas en una relación tan dependiente y deseperada como asfixiante, de un modo como el padre no pudo separar a Nadine de su madre, interrumpiendo esa pelea sin fin. Los efectos positivos no se harán esperar, aunque a Nadine le parezca que un abismo se ha abierto ante ella.

Hay un detalle más adelante que apunta esta lectura de una relación interdependiente y problemática materno filial, mostrando la dificultad de cambiarla. El día después de una crisis de Nadine, su madre la reclama, preocupada, por vía telefónica, escribiéndole un WhatsApp. Nadine le hace saber que está bien. La madre hace el amago de llamarla y se contiene finalmente. La suelta. Su hija le ha dicho que está bien. Lo acepta. Nadine se está haciendo mujer, va a ir al encuentro de un chico, un otro. Como Krista antes, descubre que sólo aceptando su propio desarrollo como persona, como mujer, lo cual pasa por soltarse de su madre, puede relacionarse con los otros, hombres o mujeres. El acceso a una maduración que estaba siendo postergada sólo ha sido posible a partir de esa separación. Así llega el acceso a los hombres y a las mujeres como ella. 

 

0
Feed
© 2024 Cine al Diván Todos los derechos reservados
Producido por BeeDIGITAL